EL RITUAL DE LOS VOLADORES DE PAPANTLA

Like a Tourist.- Una de las danzas más representativas de México es sin duda el de los Voladores de Papantla. Sólo basta con mirar al cielo y apreciar un espectáculo de música y movimientos en el aire, en ese momento, se observan cuatro valientes danzantes y uno más quién desde lo más alto acompaña con sonidos de flauta y tambor.

La ceremonia ritual de voladores se realiza durante las fiestas patronales, carnavales, en los solsticios y equinoccios, festividades de los muertos y en ceremonias que están relacionadas con la siembra y la cosecha. Actualmente, la etapa de vuelo se puede realizar en cualquier momento, ya que este se presenta con fines de exhibición, para esto, los hombres quienes ejecutan el vuelo deben estar preparados de manera física, mental y espiritual.

La importancia de este ritual es que las comunidades puedan presentar a todo el mundo el gran valor de esta danza, y de esta manera, sean aceptados y respetados. En la actualidad, los Voladores de Papantla se encuentran en distintos destinos turísticos.

Ceremonia ancestral

El ritual de los voladores es una ceremonia ancestral de los pueblos originarios de México, cuya tradición se remonta al año 600 a. C. El pueblo totonaca, originario de la sierra y de la costa norte de Veracruz, es conocido por mantener viva esta tradición, principalmente en la región de Papantla y algunas zonas aledañas a la Zona Arqueológica El Tajín.

En estas comunidades indígenas, el ritual se preserva de la tradición oral y se realiza como una manera de ofrenda a los dioses para obtener prosperidad, beneficiar las buenas cosechas y larga vida. Para ello, toda la comunidad se prepara espiritualmente, especialmente los voladores, quienes se convierten en un vínculo entre el mundo de las deidades y el mundo terrenal. 

Se dice que esta tradición tuvo su origen en el Totonacapan, cuando en el lugar se dio un periodo devastador de sequía. Ante la situación, los sabios totonacas encomendaron la tarea de honrar a los dioses a 5 jóvenes, quienes buscaron el árbol más alto del monte para realizar una ceremonia desde su punto más alto, pues se cree así las oraciones son mejor escuchadas por las deidades.

Simbología numérica

4 voladores: quienes representan los cuatro periodos en que se divide el año.

Trece vueltas: cada volador realiza 13 vueltas suspendidos en el aire, donde simulan el descenso por los 13 cielos del dios Sol. 

52 vueltas totales: al sumar el total de vueltas de los voladores, se obtiene un total de 52, que es el número de años que conforma el ciclo del calendario indígena (el cual se conforma por 4 periodos de 13 años).

El Centro de las Artes Indígenas (CAI), ubicado dentro del Parque Takilhsukut, cuenta con la Escuela de Niños Voladores. Se trata de un espacio para preservar esta tradición milenaria, y que ve nacer a los nuevos voladores de los cielos veracruzanos.

La Ceremonia de los Voladores de Papantla fue nombrada en 2009 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, al ser una expresión ancestrales emblemática de nuestro país, y en la que las comunidades indígenas mantienen su propósito esencial, y expresan su cosmovisión, principios y valores, además de ser una vía para comunicarse con las deidades y expresar una armonía con la naturaleza. #ViajaConoceDiviertete