El Mezcal y su mágica historia para degustarlo

Like a Tourist.- Desde hace varios años, el 20 de octubre se celebra el Día del Mezcal, una de las bebidas consumidas y tradicionales en México, que es orgullo nacional. Esta bebida se produce prácticamente en todos los lugares donde se obtiene el agave, siendo Oaxaca el lugar más representativo, considerado la “cuna del mezcal”.

Dentro de los rituales y mitos que envuelven al mezcal está su historia fantástica, misma que nos narra que “un rayo, al golpear un agave, fue lo que provocó la primera tatema y es por ello, que considera como una bebida bajada del cielo”.

Además de su origen, la forma tradicional para beber mezcal es dentro de un vaso veladora, su forma cilíndrica y amplia permite conocer sus sabores, olores y matices. Lo más recomendable es beberlo solo, aunque se ha convertido en un ritual acompañarlo de rodajas de piña o naranja y sal de gusano.

Agave Espadín

Este vaso tan emblemático que en un inicio solo se ocupaba para portar las velas que se usan en las oraciones, cobró gran reconocimiento en la cultura mezcalera gracias a las tradiciones alrededor del Día de Muertos, pues se dice que anteriormente, las personas que celebraban esta tradición en los panteones, colocaban varias veladoras en las tumbas de sus difuntos y al transcurrir la noche, comenzando con la festividad que se acostumbra en nuestro país, se iban consumiendo las velas y los vasos que quedaban vacíos, entonces eran ocupados para hacer los brindis con mezcal  en honor a sus familiares fallecidos.

Vaso Veladora para tomar Mezcal

Desde ese momento su uso cobró otro sentido, y términos técnicos, aportó una nueva forma para tomar el mezcal y apreciar sus aromas y sabores, debido a que aligera el impacto del vapor alcohólico, y además, permite apreciar el tono de la bebida.

Anteriormente, ocupar los vasos veladora para degustar el mezcal se consideró una falta de respeto y como profanación, sin embargo, con el paso del tiempo se normalizó de manera cotidiana su uso, y ahora podemos verlos en las iglesias y bares.

Esta tradición tomó gran relevancia y llegó para quedarse, tan es así que hasta se crearon frases alrededor de esta forma de degustarlo, gracias a la gran creatividad del mexicano; una de las más famosas y que seguro tenemos muy presentes a la hora de brindar es: ¡hasta ver la cruz!, la cual se hizo popular en los pueblos mezcaleros, debido a que en el fondo de los vasos veladora hay una pequeña cruz, que podemos ver hasta acabarnos la bebida.

El mezcal, como tantas otras bebidas alcohólicas, nació no sólo cerca del ceremonial y la fiesta, sino también cerca de los remedios y de la medicina. En la medicina tradicional, el mezcal, como el alcohol de caña, se utilizan para asperjar, sobar y limpiar. Con él se bendicen las milpas, las construcciones y las cruces.

Además, esta bebida es ceremonial y grupal, con la cual se ofrenda, mientras que con las otras bebidas se brinda. En las fiestas de día de muertos siempre se reparte en orden jerárquico y no se le puede rechazar, se bebe sólo lo que se ofrece y al ritmo que se estipule, durante los tres o cuatro días que duren las celebraciones tradicionales de los fieles difuntos.

Proveniente de una tradición milenaria y parte de la expresión cultural de Oaxaca, SEÑORÍO MEZCAL nace con un sabor balanceado y carácter noble. Un Mezcal tradicional premium de ahumado suave, gracias a la mezcla de dos destilaciones en Armonía Perfecta; destilaciones de distintas intensidades y perfiles de sabor-aroma. Un balance perfecto entre notas suaves de humo y el sabor puro del agave Espadín. Es una bebida creada para paladares conocedores y ávidos de nuevas experiencias.