Bahía Magdalena, ecosistema marino más abundante del mundo

Bahía Magdalena

Like a Tourist.A lo largo de 50 kilómetros, en la costa occidental de Baja California Sur, se encuentra uno de los humedales más importantes del planeta debido a la reproducción de gran variedad de especies marinas, paisajes llenos de islas rocosas, playas deshabitadas y extensas dunas que invitan a realizar un sinnúmero de actividades turísticas llenas de grandes experiencias.

Su posición geográfica y clima muy seco semicálido con lluvias en verano e invierno, hace posible que exista en esta bahía una gran diversidad de flora y fauna, además de especies endémicas que presumen de ser un humedal heterogéneo que mezcla manglares, dunas, barras arenosas, lagunas costeras y esteros.

Bahía Magdalena es sin duda el lugar ideal para bucear o navegar sobre sus aguas explorando y admirando abundante biodeiversidad.

 El desarrollo de gran variedad de especies marinas que se encuentran en este mágico lugar, se debe a varias circunstancias, entre ellas, la generación de nutrientes debido al choque de corrientes frías provenientes de Alaska y las aguas cálidas tropicales del sur, lo cual fomenta el desarrollo del atún aleta amarilla, el guachinango, las sardinas, el cangrejo, las rayas, el calamar y lenguado; importantes especies para la actividad pesquera, no sólo en la región sino en el Pacífico Norte, ya que por ejemplo, en cierto periodo del año, la bahía se convierte en el santuario de sardinas.

Entre las especies marinas más impresionantes que ofrece Bahía Magdalena es sin duda el avistamiento de la ballena gris. Las cooperativas turísticas de pangueros organizan paseos para observar uno de los mamíferos más singulares y carismáticos del mundo, que aunque “Mexicana por nacimiento”, vienen a reproducirse y dar a luz a sus ballenatos a este maravilloso lugar.

La bahía además, es el hábitat de un gran número de aves invernantes y reproductivas, que propicia una actividad por demás interesante, la observación de aves, encontrando innumerables especies que se pueden encontrar en las copas de los mangles o sobrevolando los canales; pudiendo apreciar águilas pescadoras, cormoranes, fragatas, gaviotas, ibis blanco, garzón y garza azul. También hay aves migratorias que llegan por temporadas como el halcón peregrino, pelícano blanco y otras especies de aves típicas de la playa como chorlitos alejandrinos, piquigruesos, dorsirrojos, entre otras.

 Los misteriosos canales del estero que representan esta reserva biológica mezclan distintas especies de mangles como el rojo, dulce, blanco, prieto y el negro, donde la vegetación que abunda es muy peculiar, pues soporta la salinidad del agua de este singular bosque flotante. Durante el período de invierno se puede realizar un Tour de Manglares, adentrándose en estas zonas misteriosas y recorriendo las dunas durante al menos tres días acampando, donde se puede observar además, lobos marinos.

 La temperatura de la Bahía oscila entre los 18-24ºC. Los visitantes pueden disfrutar de diferentes actividades deportivas y acuáticas, además de pasear, descansar y sobretodo estar en contacto directo con la naturaleza. La bahía incluye el pequeño puerto pesquero de San Carlos, así como Puerto López Mateos.  #ViajaConoceDiviertete  #ComoUnTurista

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*